El Aspartamo y sus bondades

Os comparto un artículo que me parece muy interesante y que ayuda en mi particular lucha desde hace años contra los edulcorantes químicos y en especial contra el aspartamo:

aspartamo.jpg

Los peligros del aspartamo El aspartamo es un edulcorante artificial altamente adictivo y potenciador del sabor, que se utiliza en más de 10.000 productos en todo el mundo. Producida por la ingeniería genética, el aspartamo se clasifica incorrectamente como un aditivo, cuando en realidad es un fármaco excito-tóxico y neurotóxico, supuestamente desarrollado para tratar las úlceras pépticas. Es el segundo edulcorante artificial más usado del mundo tras la sacarina, calculándose que es consumido habitualmente por unos 200 millones de personas.

¿Dónde se encuentra? Tenga en cuenta que el aspartamo puede ser incluido dentro de los ingredientes "inactivos".

aspartamo2
aspartamo2

Las bebidas como Coca-Cola Zero, Pepsi light, agua con gas de sabores, té y bebidas de café ya preparadas, zumos, bebidas con leche, mezclas con cacao o desayunos líquidos instantáneos, muchos de estos productos contienen aspartamo entre sus ingredientes.

Algunos cereales, yogures, dulces, postres, edulcorantes de mesa y mezclas topping. Algunos suplementos como vitaminas, minerales, masticables y tabletas de vitamina C (incluido el famoso “Redoxon” de Bayer), bebidas deportivas,  proteínas en polvo y alimentos líquidos para los ancianos y enfermos.

Artículos de cuidado personal, tales como pasta de dientes, enjuague bucal, tiras para el aliento, mentas para el aliento, los chicles sin azúcar, brillo de labios, lubricantes, espermicidas y condones de sabores.

Para obtener una lista completa de los medicamentos que contienen aspartamo, ver: Medicamentos que contienen aspartamo

Afirmaciones engañosas Desde su creación, el aspartamo ha sido conocido por causar cáncer. Desde entonces, los defensores de aspartamo se han basado en numerosos estudios financiados por su propia industria (que evitan la detección de efectos adversos). Esto ha dado lugar a la alegación falsa de que el aspartamo es uno de los aditivos alimentarios más estudiados y, por tanto, es el aditivo alimenticio más seguro jamás hecho. Sin embargo, cuanto más se investiga y más personas toman conciencia, más difícil es ignorar los efectos nocivos del aspartamo.

El aspartamo relacionado con el cáncer En 2012, el primer estudio humano más completo de la toxicidad del aspartamo, que abarca 22 años, reveló una asociación entre el consumo de aspartamo y el cáncer de sangre. En 2011, en respuesta a las investigaciones que vinculan el consumo de aspartamo a los nacimientos prematuros, así como un mayor riesgo de cáncer, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) presentó la nueva evaluación de su seguridad a partir de 2020. En la actualidad está llevando a cabo una revisión completa, y los resultados se programaron para el lanzamiento en mayo de 2013. Sin embargo, los comités de evaluación anteriores realizados  con científicos de la industria han mantenido la seguridad del aspartamo.

El uso generalizado El aspartamo se utiliza principalmente en productos sin azúcar, bajos en grasa y productos dietéticos, chicles y las bebidas deportivas. También se añade a los productos farmacéuticos, medicamentos, suplementos y productos para el cuidado personal, pero puede ser etiquetado además de como aspartamo, como AminoSweet, Equal, Nutrasweet, Spoonful, y NutraTaste o simplemente mencionar que 'contiene fenilalanina'.

Efectos negativos para la salud El aspartamo se compone de ácido aspártico (40%), fenilalanina (50%) y metanol (10%). Aunque estas sustancias se producen de forma natural en diversos alimentos (un hecho que a menudo se utiliza para implicar la seguridad del aspartamo) - las tres formas presentes en el aspartamo tienen efectos neurotóxicos sobre el cuerpo humano . (Una neurotoxina sobre-estimula células nerviosas hasta que mueren). No sólo eso, sino que el metanol es mortal para los humanos, ya que no se puede analizar de forma segura. En cambio, se metaboliza en formaldehído, un carcinógeno reconocido. El aspartamo también puede formar un subproducto nocivo llamado dicetopiperazina (DKP), un agente relacionado con tumores cerebrales . A pesar de las afirmaciones en contra, la cantidad diaria recomendada (CDR) establecida para el aspartamo no es una guía segura. Esto es preocupante teniendo en cuenta que la investigación reciente revela aspartamo es especialmente peligroso para las mujeres embarazadas y el feto en desarrollo en el útero. Si esto no fuera suficiente, el aspartamo interactúa con muchos medicamentos, así como contiene un efecto sinérgico con algunos aditivos alimentarios como el glutamato monosódico y otros edulcorantes artificiales.

Aumento del apetito y deseo de hidratos de carbono Por último, no hay una investigación adecuada que acredite el aspartamo ayuda a perder peso, sin embargo, hay una investigación que demuestra que el aspartamo induce al antojo de carbohidratos, aumenta el apetito, evita la capacidad del cuerpo para registrar la saciedad (la sensación de haber tenido comido suficiente), interfiere con el metabolismo y provoca que se gane peso.

Desafortunadamente, muchas personas todavía creen que los alimentos endulzados artificialmente y bebidas con calorías reducidas pueden ayudar a combatir la obesidad y prevenir o controlar la diabetes - cuando en realidad el aspartamo ha venido contribuyendo al empeoramiento de estos problemas todo este tiempo.

¿Qué puedes hacer?

  • Evitar los edulcorantes artificiales.
  • Use edulcorantes naturales como la melaza orgánica sin refinar de arroz o cebada y la estevia en su lugar.
  • Lea las etiquetas de los suplementos y productos farmacéuticos con mucho cuidado.
  • Consulte a su farmacéutico si los medicamentos contienen aspartamo y piden alternativas más seguras.
  • Evite comprar productos que contienen aspartamo y exprese sus preocupaciones a los fabricantes y los organismos reguladores.

Los síntomas más comunes:

  • Algunos síntomas comunes causados or la ingestión de aspartamo incluyen: dolor abdominal, cambios en la visión, calambres, diarrea, mareos, fatiga, dolores de cabeza, pérdida de la memoria, náusea, pérdida del equilibrio y vómitos.
  • Algunos de los síntomas psicológicos incluyen: ansiedad, depresión bipolar o maníaca, alucinaciones, cambios de humor, la paranoia, la rabia, tendencias suicidas y la violencia.
  • Las enfermedades crónicas vinculadas a la ingesta de aspartamo incluyen la enfermedad de Alzheimer, los defectos de nacimiento, la ceguera, los tumores cerebrales, síndrome de fatiga crónica, la diabetes, la epilepsia, la fibromialgia, el linfoma, lupus, enfermedad de Parkinson, el retraso mental y la esclerosis múltiple.

Referencias:

  1. Puedes escribir a: Betty Martini de Mission Possible World Health International: BettyM19@mindspring.com
  2. WC Monte, While Science Sleeps a Sweetener Kills, San Francisco: Amazon Create Space Publishing, 2011
  3. R Blaylock, Excitotoxins: The Taste That Kills, Health Press, Santa Fe, 1996
  4. HJ Roberts, Aspartamo Disease: An Ignored Epidemic, Sunshine Sentinel Press, 2001
  5. HJ Roberts, Aspartamo (Nutrasweet): Is it Safe? The Charles Press, Pennsylvania, 1990
  6. ES Schernhammer et al, ‘Consumption of artificial sweetener- and sugar-containing soda and risk of lymphoma and leukemia in men and women’, American Society for Nutrition, 24 October 2012
  7. M Soffritti et al, ‘Aspartamo administered in feed, beginning pre-natally through life span, induces cancers of the liver and lung in male Swiss mice’, Am. J. Ind. Med 2010, 53: 1197–1206
  8. TI Halldorsson et al. ‘Intake of artificially sweetened soft drinks and risk of preterm delivery: a prospective cohort study in 59,334 Danish pregnant women’, Am. J. Clin. Nutr., 2010, 92: 626–33
  9. P Humphries et al, ‘Direct and indirect cellular effects of aspartamo on the brain’, European Journal of Clinical Nutrition, 2008, 62: 451–462
  10. M Soffritti, et al, ‘First experimental demonstration of the multipotential carcinogenic effects of aspartamo administered in the feed to Sprague-Dawley rats’, Environmental Health Perspectives, March 2006, 114(3): 379–385
  11. Qing Yang, 2010. ‘Gain weight by “going diet”? Artificial sweeteners and the neurobiology of sugar cravings’, Yale Journal of Biological Medicine, June 2010, 83(2): 101–108

Fuente: http://www.organicnz.org.nz/node/616

Ana B. González. Salud y Nutrición. Marzo 2014.