¿Mercurio en el plato? No, gracias!

pescados.jpg

pescadosQué pescado comer? Los peces de mar contaminados, los de piscifactoría adulterados,... lo sé, no es fácil. Aquí os comparto un artículo de "Hogares Verdes" para ayudaros en la elección. Aunque ya os avanzo, según esta información que el "Bacalao, abadejo o lenguado son opciones adecuadas, entre los pescados blancos, mientras que sardina, arenque o caballa son apetitosas posibilidades entre los azules, que además nos proporcionan ácidos grasos omega-3".

¿Mercurio en el plato? No, gracias

Abordamos hoy un asunto que es un excelente ejemplo del ámbito de trabajo de este blog: la conexión entre los grandes problemas ambientales globales y nuestro inmediato entorno doméstico. Nos referimos al tema de la intoxicación por mercurio que, de cuando en cuando, salta a los medios de comunicación impulsado por alguna noticia puntual [1, 2].

mercurioEn esta ocasión, alguno de estos medios [3] se ha hecho eco de un nuevo informe, de reciente publicación, que recoge los resultados de un estudio sobre la exposición al mercurio de mujeres en edad fértil en 9 países, entre ellos España [4]. Para calibrar dicha exposición, se recurrió al método de analizar el contenido en el cabello de la forma orgánica del mercurio, el metilmercurio, que es la más tóxica y la que se encuentra mayoritariamente en el pescado, la vía por la cual llega a nuestros organismos este peligroso neurotóxico .

De hecho, en 2011, el Ministerio de Sanidad (tras años de denuncia de la organización ecologista Océana) hizo público un informe del Instituto Español de Oceanografía, ¡de 2003!, que recogía datos alarmantes sobre los niveles de mercurio encontrados en especies como el marrajo (o cazón), el pez espada, el lucio o el atún rojo, recomendando no consumir dichas especies a mujeres embarazadas, lactantes y menores de 3 años.

La peligrosidad del mercurio es bien conocida desde los años 60, cuando se descubrió la conexión entre este metal pesado y una extraña enfermedad neurológica que afectaba a cientos de personas en la ciudad japonesa de Minamata, entre ellas recién nacidos con graves discapacidades. En Minamata, una gran empresa petroquímica vertía directamente al mar y contaminaba el pescado y marisco que luego se consumía en los hogares.

Fuente: Diario El Público

Sin embargo, el mercurio se ha seguido usando en múltiples productos, procesos e industrias y no ha sido hasta enero de este mismo año cuando 140 países han llegado a un acuerdo global, la Convención de Minamata, para reducir su uso progresivamente [5].

Mientras tanto, ¿qué podemos hacer con esta información? Aparte de difundirla, sería interesante adoptar algunas precauciones en caso de que seamos consumidores habituales de pescado, procurando evitar aquellos grandes depredadores que resultan más problemáticos.

BACALAOBacalao, abadejo o lenguado son opciones adecuadas, entre los pescados blancos, mientras que sardina, arenque o caballa son apetitosas posibilidades entre los azules, que además nos proporcionan ácidos grasos omega-3. El gráfico que reproducimos a continuación, nos ayudará a hacer una elección más segura y evitar llevarnos el mercurio al plato.

Fuente: Joint FAO/WHO Expert Consultation on the Risks and Benefits of Fish Consumption. | Patterson Clark/The Washington Post

[1] Las españolas superan seis veces la media de mercurio europea http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/06/12/actualidad/1371071001_720485.html

[2] Más de la mitad de los españoles nace con demasiado mercurio http://www.publico.es/358724/mas-de-la-mitad-de-los-espanoles-nace-con-demasiado-mercurio

[3] Altos niveles de mercurio en el organismo de mujeres españolas http://www.nuevatribuna.es/articulo/medio-ambiente/altos-niveles-mercurio-organismo-mujeres-espanolas/20131002171901096941.html

[4] Altos niveles de mercurio en el organismo de mujeres españolas http://www.ecologistasenaccion.org/article26617.html

[5] 140 países acuerdan vetar el uso de mercurio por su impacto en la salud http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/01/19/actualidad/1358617326_477695.html

María Sintes Zamanillo

Etiquetas:

vía Hogares Verdes: ¿Mercurio en el plato? No, gracias.