Nestlé, acusado de hacer publicidad engañosa

breastfeeding.jpg
Alimentación del bebé
  • El 'Parto es nuestro' pide a Sanidad un expediente sancionador contra Nestlé
  • La asociación alega que un anuncio incumple la normativa de publicidad
  • Insinúa que la alimentación con biberón es superior a la lactancia materna
  • Nestlé asegura que la información de sus anuncios es veraz y está contrastada

lactancia_0El pasado mes de julio, el 60% del Comité de Lactancia de la Asociación Española de Pediatría decidió dimitir en bloque a causa, entre otros motivos, de un anuncio publicado en la revista del organismo, que promocionaba una marca de leche artificial dirigida a los niños nacidos por cesárea.

Los especialistas estaban indignados por el hecho de que la publicidad diera a entender, de una forma engañosa, que el producto era superior a la lactancia materna a la hora de reducir el riesgo de infección gastrointestinal en estos recién nacidos. Y, como no era la primera vez que cuestionaban las relaciones de la entidad con la industria de la alimentación infantil, decidieron marcharse.

Ahora, la asociación 'El parto es nuestro' ha decidido avanzar un paso más en esta línea y ha solicitado a la Dirección General de Salud Pública del Ministerio de Sanidad que ponga en marcha el "correspondiente expediente sancionador" contra Nestlé, la compañía responsable de la publicidad por no cumplir con la normativa que regula la presentación y publicidad de los preparados para lactantes.

Según su denuncia, "que será presentada también ante los órganos competentes de las diferentes comunidades autónomas", la ley exige que este tipo de anuncios contengan "únicamente información objetiva de carácter científico" que, en ningún caso, "deberá insinuar ni hacer creer que la alimentación con biberón es equivalente o superior a la lactancia materna", dos circunstancias que, tal y como señalan, no cumple la citada publicidad.

"Nuestro objetivo es hacer que se cumpla el Código internacional para la comercialización de sucedáneos de la leche materna, que es clarísimo", señalan a ELMUNDO.es fuentes de esta asociación que, según consta en sus estatutos, "pretende mejorar las condiciones de atención a madres e hijos durante el embarazo, parto y posparto en España".

Este código, aprobado por la OMS en 1981 y aplicable en España desde el establecimiento del Real Decreto 867/2008, no permite entre otras cuestiones la publicidad destinada al público de leches de fórmula u otros productos destinados a lactantes o el regalo de muestras u otros obsequios de promoción de sucedáneos de la leche materna.

Sus directrices son claras. Sin embargo, a menudo la industria juega con los resquicios que, como es habitual, se encuentran al analizar la legislación.

'El parto es nuestro' pone un ejemplo. El citado anuncio sí recoge la afirmación de que la lactancia materna es el mejor alimento para los bebés, pero los caracteres utilizados "son tan pequeños que resulta ilegible". Asimismo, el texto se coloca al margen del marco que encuadra al resto de la publicidad, lo que da a entender que se trata de una información que nada tiene que ver con lo anterior.

De acuerdo a la reglamentación

En este punto, Nestle contraargumenta. Según Javier Dorca, responsable científico de nutrición infantil de dicha compañía, sus anuncios siempre están "de acuerdo con la reglamentación técnico sanitaria de preparados para lactantes y preparados de continuación, que lo que dice es que cuando se trata de una revista para profesionales, el único requisito es que la información incluida en el anuncio debe ser veraz y contrastada".

En primer lugar, confirma, el anuncio en cuestión está en una revista de la AEP dirigida a los profesionales de la salud. Además, hay una "nota destacada (y 'nota importante' en mayúsculas) en la que ponemos que la leche materna es el mejor alimento para el bebé durante los primeros seis meses, preferible a cualquier otro tipo de alimentación".

Cabe señalar también que "la información del anuncio está contrastada" y de hecho, "incluye referencias bibliográficas de publicaciones científicas de gran prestigio e impacto (como 'Journal of Pediatric Gastroenterology and Nutrition')" que así lo avalan. Estas revistas "corroboran que los niños que nacen por cesárea tienen más riesgo de contraer enfermedades, ya que tienen niveles más bajos de bifidobacterias que los nacidos por parto vaginal".

Precisamente los estudios científicos que Nestlé cita en su anuncio, denuncia 'El Parto es Nuestro', "no llegan a las conclusiones que Nestlé afirma o dicen justo lo contrario; están mal diseñados o la muestra es tan pequeña que no pueden ofrecer resultados relevantes desde el punto de vista científico" y, además, subraya, "han sido pagados por la industria interesada". También "se omite la información que, dentro de esos mismos estudios, desvirtúa por completo el mensaje del anunciante", señala la asociación, que recuerda que la ciencia ha demostrado en múltiples ocasiones que la lactancia materna es superior a la artificial en cualquier circunstancia, incluidos los partos por cesárea.

'Jugar' a la confusión

"A menudo las compañías de productos de alimentación infantil juegan conscientemente para cubrirse las espaldas pero hacer llegar su mensaje", apunta José María Paricio, pediatra responsable de la Asociación para la Promoción e Investigación científico-cultural de la Lactancia Materna (APILAM) y uno de los miembros del Comité de Lactancia de la Asociación Española de Pediatría que dimitió a raíz de la publicación del anuncio.

"Todos los pediatras no están especializados en lactancia y, al final, ver mensajes como este del que hablamos, de forma repetida y en una publicación especializada, puede favorecer que determinadas creencias calen y lleguen a la gente pese a que se basan en informaciones falsas", señala Paricio.

Según este especialista, a raíz de la crisis está aumentando la presencia de la industria tanto en publicaciones científicas como en congresos especializados. "Ha caído el dinero destinado a la ciencia y en algunos casos las compañías están cubriendo ese hueco, lo que en mi opinión no es recomendable para garantizar la independencia de las sociedades".

"Son importantes iniciativas como la de 'El parto es nuestro', porque recuerdan que no todo vale, por una cuestión casi de decencia, que a los pediatras debería sacarnos los colores", señala.

"Quizás la sanción nunca llegue, pero con estas medidas lo que seguro que se consigue es que la publicidad se retire", concluye.

Cristina G. Lucio | Madrid