Mi entrevista en Vida Mas Sana: Alimentación Responsable - Ana B. González

El portal de salud natural Vidamassana.net me ha realizado la siguiente entrevista:

ALIMENTACIÓN RESPONSABLE (Ana Belén González – Asesora Nutricional – Madrid)

ENTREVISTA A ANA BELÉN GONZÁLEZ

Bienvenida Ana, como asesora nutricional, ¿podrías ayudarnos a recordar la importancia de una correcta alimentación?

Enrica Castellar.gif

Los alimentos que ingerimos producen la sangren que alimentan nuestros órganos. Cuanto mejor nos alimentemos mejor estarán todos nuestros órganos y con ello nuestra salud. Por poner un símil, si fuéramos un coche, dependerá de la calidad del combustible que echemos que funcione correctamente o comience a fallar, sin contar con el cuidado o no que demos al resto del coche.
Hay un proverbio ayurvédico que dice “cuando la alimentación es mala, la medicina no funciona, cuando la alimentación es correcta la medicina no es necesaria”. Y muchos hemos oído la frase de Ludwig Feuerback “Somos lo que comemos”, a la cual yo añadiría, somos lo que comemos y de ello lo que somos capaces de absorber. Con una flora intestinal o microbiota destruida por años de mala alimentación, antibióticos, estrés,... será difícil asimilar nutrientes esenciales por muy sano que de repente queramos comer.
A día de hoy en consulta trato de concienciar de la importancia de la calidad de los alimentos que ingerimos y de cuidar el estado de nuestra microbiota.
Afortunadamente mucha gente está ya tomando conciencia de su alimentación sin tener que haber pasado por una enfermedad, que era el perfil de la mayoría de personas que anteriormente hacían el cambio hacia una alimentación más saludable. Admiro mucho a nuestro cardiólogo Valentín Fuster que promueve la prevención y es una de mis máximas. Prevención, prevención y prevención.

¿Qué tipo de alimentación sugieres para mejorar nuestra salud? 

Escucho a cada persona, sus gustos, sus necesidades, sus barreras, sus limitaciones. Y me gusta comenzar por animarles a sumar alimentos sanos en vez de restar, así los alimentos “no saludables” suelen caerse a posteriori sin esfuerzo.
Suelo recomendar ir cambiando los ingredientes de lo que tomemos, por ejemplo, si desayunamos cada día una tostada de pan blanco, sustituirla por un pan integral o si tomamos cereales pasarnos a cereales sin azúcar. Pequeños grandes cambios que suelen proporcionar una mayor calidad de vida y que perduran en el tiempo y no cambios o dietas drásticas incapaces de mantener más de dos semanas.
La dieta mediterránea se está perdiendo y enfoco mucho las recomendaciones para recuperarla, busco que la gente vuelva a comer alimentos auténticos no procesados y vuelvan a entrar en sus cocinas, a cocinar sus alimentos, a recuperar la responsabilidad de la nutrición. No a delegarla en caterings, restaurantes, alimentos envasados, comida rápida,..
Y así, sin prisa, las grasas saturadas, los endulzantes artificiales, las harinas refinadas y los lácteos de vaca se reducen poco a poco de estas dietas. La persona recupera su energía, su vitalidad, su fuerza interior, su serenidad, equilibran su peso y se sienten bien, ¿qué mejor motivación? Es el mejor argumento para seguir y mantener luego este tipo de alimentación, una alimentación sencilla y responsable.

¿Crees que por cada persona existe una dieta específica? 

Creo que hay unos mínimos, hay alimentos que ya está comprobado con estudios científicos que nos pueden dañar si abusamos de ellos y otros que igualmente están avalados sus beneficios.
Pero luego cada persona tiene una constitución y una condición física específica, unos gustos y un ritmo de vida, por lo que sí, hay que personalizar cada dieta y adaptarla al lugar donde vivimos, a la estación, a la actividad física o mental que estemos realizando en ese momento,… son varios los factores que van a determinar su alimentación y que habrá que ajustarla según cambien las circunstancias.

¿Y las emociones? ¿Cuánto tienen que ver con la nutrición?

Considero que somos un todo y como asesora nutricional sólo puedo aseverar que la alimentación es muy importante pero no es lo único, lo que nos decimos en cuanto a lo que nos sucede es vital y es bidireccional, lo uno influye en lo otro y viceversa. Lo que comemos repercute en que estemos contentos, tristes, enfadados, con ira, con miedo, con energía, centrados, dispersos,… Y a su vez la mente puede hacer que un alimento sano nos siente fatal. Donde empieza uno y acaba otro lo desconozco, pero cuanto mejor nos alimentemos tengo comprobado que, en general, mejor nos encontramos.

Tu consejo personal de salud para todos...

Hay cosas que hacemos una o dos veces en semana como por ejemplo ir al gimnasio, pero el acto de comer lo realizamos 2, 3 y hasta 5 veces al día. Cuidemos la calidad de lo que comemos y damos de comer a nuestras familias, ahí reside la capacidad de mantenerles y mantenernos sanos o enfermar.
Antes la gente moría de viejo en sus casas, ahora con todos los avances que hay, demasiada gente joven enferma o muere en los hospitales.
Deberíamos recapacitar sobre nuestro estilo actual de vida y tomar medidas.

Ana B. González. nutricionconana@spiraldia.com

Asesora nutricional y naturópata con Posgrado en Nutrición Clínica y Nutrigenética, Formación en Nutrición y Deporte, Macrobiótica y Superfoods.

Alimentación Macrobiótica, Vegana, Ecológica, Alimentación para lograr el embarazo e Intolerancias AlimentariasDocente en alimentación macrobiótica.

Página web: https://www.spiraldia.com
Facebook: @Spiraldia
Instagram: Spiraldia

http://vidamassana.net/alimentacion-responsable-ana-belen-gonzalez-de-la-horra-asesora-nutricional-madrid/