¿Comes brócoli? Un “must” anticáncer en la dieta

súper brócoli Spiraldia.jpg

Hace relativamente poco tiempo que el brócoli entró en mi vida, hará unos 6 años aproximadamente, antes él y yo no éramos lo que se puede considerar amigos por muchos intentos que hubiera hecho mi madre en mi infancia. Ni él ni ninguno de sus familiares: coliflor, repollo, coles de Bruselas,… O el olor o las incomodidades gástricas posteriores hacía que fueran desechados de mi alimentación.

Pero nos dimos una nueva oportunidad y desde entonces es puro amor! Y por supuesto esta nueva relación se hizo extensible al resto de familiares, claro! Ja, ja, ja! Hasta incluimos, la tan de moda actualmente, “kale” o col rizada.

Y he reconocer que además de redescubrirla y de aprender a cocinarla correctamente el saber sus virtudes ha ayudado y mucho en que esta relación sea más intensa y que perdure en la actualidad. Ahora os cuento.

Os presento a I3C

Ya sabemos que factores como el estilo de vida, la exposición a los virus, el estrés, la contaminación del aire y la dieta desempeñan un papel importante en el riesgo general de contraer cáncer. Pues bien, varios estudios in vitro han demostrado que un alto consumo de vegetales crucíferos como el brócoli y las coles de Bruselas se ha asociado con un menor riesgo de varios tipos de cáncer.

La principal sustancia bioactiva funcional identificada en estos vegetales es el indol-3-carbinol (I3C). Está estrechamente relacionado con una reducción en el riesgo de contraer varios tipos de cáncer, particularmente en el pulmón, el colon, la próstata, el cuello uterino y el de mama.

La formación de I3C

Repollo Spiraldia.jpg

El I3C es un fitonutriente y no existe en las verduras crucíferas en su forma original. En realidad, I3C es el producto de degradación de un compuesto llamado glucobrassicina, que se encuentra en abundancia en vegetales crucíferos como el brócoli, las coles de Bruselas y la col rizada.

Cuando las células vegetales están dañadas, como ocurre al cortar o masticar, la enzima mirosinasa cataliza la hidrólisis de glucobrassicina para formar I3C. En la condición ácida del estómago, el I3C puede formar una mezcla compleja de compuestos biológicamente activos conocidos como productos de condensación ácida. Aunque la cocción de vegetales crucíferos puede inactivar la mirosinasa, la micosinasa aún puede descomponer la glucobrassicina en bacterias intestinales para formar algo de I3C.

Procurar no hervir más de 4 minutos el brócoli ni más de 2 minutos la “kale” o col rizada.

I3C y cáncer

Tanto los estudios en animales como en humanos muestran que I3C es un componente clave de alimentos bioactivos en vegetales crucíferos y tiene múltiples propiedades anticancerígenas y antitumorales. Curiosamente, algunos estudios han demostrado que las personas diagnosticadas con cáncer de pulmón tienen una ingesta significativamente menor de vegetales crucíferos que las personas que no tenían cáncer.

Se ha demostrado que la administración oral de I3C beneficia el tratamiento del cáncer de mama, ya que manipula el metabolismo de los estrógenos de manera beneficiosa. Varias pruebas en animales y estudios de mecanismos en I3C han demostrado el posible tratamiento del cáncer de pulmón, el cáncer colorrectal y el cáncer de próstata. Los estudios también han sugerido la posibilidad de I3C como un agente preventivo contra el cáncer de pulmón.

I3C y el sistema inmune

I3C también ayuda a equilibrar los niveles de hormonas y respaldar el sistema inmunitario. El lupus eritematoso sistémico, comúnmente conocido como lupus, es una enfermedad autoinmune caracterizada por fatiga severa, dolor en las articulaciones, dolores de cabeza y coágulos sanguíneos que ocasionan daños a órganos que ponen en peligro la vida.

Los estudios en animales han demostrado que I3C por administración oral puede ayudar a desintoxicar el cuerpo. En estos estudios, la suplementación dietética con I3C, que altera el metabolismo de los estrógenos, mostró una mayor capacidad de respuesta del sistema inmune.

 

Procurar que haya brócoli todas las semanas en vuestra dieta, y sobre todo si consumís mucha proteína animal acompañarla siempre de brócoli (cuidando el tiempo de cocción) o de sus familiares: coliflor, coles de bruselas, col rizada, berza, repollo, romancesco, colinabo, mostaza china, rábano daikon, rabanitos, berros, mostaza china,…

Si eres como yo antes que no eres muy amig@ de estas maravillosas verduras, ya se comercializa como suplemento el indol-3-carbinol (I3C), muchas marcas lo tienen, búscalo en tiendas ecológicas o herbolarios. 

Pero insisto que lo ideal sería no dejarse el brócoli en el plato ;-) Es anticancerígeno, antioxidante y tiene mucho calcio que si se asimila por los huesos, todo un lujo en el plato. 

Ana B. González. Spiraldia, Making Health Happen.

Solicita tu consulta: nutricionconana@spiraldia.com

Datos extraídos de: https://www.alive.com/health/did-you-eat-all-of-your-broccoli/