¿Tú desayunas? A ver si adivino...

¿Tú qué desayunas? ¿es un desayuno saludable?

A N.M.Parga, le pregunté en un taller de alimentación que impartí ¿qué tomaba para desayunar?, venía con muchísima inflamación en manos y dedos, no podía escribir ni realizar con normalidad muchas actividades habituales para la mayoría, los médicos no encontraban la causa. Me la presentaron aquel día como un ejemplo de chica sana: "batido de piña con plátano, canela y leche de soja" era uno de sus desayunos favoritos y también parte del origen de su dolencia. En su libro "El Gozo de Existir" nos cuenta también esta experiencia.

Tú desayunas?

No sé si a ti también te pasa, pero a mí se van los ojos detrás de esas súper fotos que ves en las redes sociales de esos desayunos tan espectaculares de mil colores. Pero la realidad es que la inmensa mayoría, solemos tomar un desayuno mucho más básico y además lo repetimos el 80% ó 90% de los días del año. Salvo en fines de semana, vacaciones o días puntuales no solemos variar mucho.

Por lo que es importante que esa rutina nos fortalezca y nos ayude a afrontar el día, qué de eso se trata.

¿Qué deberíamos desayunar?

Pues todo va a depender de nuestra fuerza digestiva, de cómo estén nuestros intestinos de fuertes para digerir según qué cosas.

Pero no te voy a recomendar desayunar como un rey, porque después la mayoría tenemos que irnos a trabajar y no a echarnos una siesta. Por lo que el desayuno si es importante que sea completo y nutritivo, pero a la vez ligero, hay que digerir y empezar a rendir con ligereza y vitalidad. Si es escaso nos agotaremos rápido y empezaremos a tirar de estimulantes rápidos como el café, las bebidas de cola,… además del mal humor que se nos puede poner o que se nos pone ;-) , y si es excesivo nos sentiremos tan pesados que el día se nos hará muy cuesta arriba.

Empezar la mañana con agua del frigorífico o con un zumo de naranja o directamente con un café no va a ayudarnos lo más mínimo. Estas son estupendas maneras de estresar y acidificar nuestra sangre además de desmineralizarnos alguna de ellas.

Agua templada con limón

Mi recomendación es que despiertes con cariño tu cuerpo. Una estupenda manera es bebiendo un vaso de agua templada, al que puedes añadir unas gotas de limón (que te alcalinizará y depurará) o en forma de té también alcalinizante, como un té verde “bancha” o “kukicha”, ideal si estás cuidando tu peso -apenas tiene teína pero si calcio-.

Si comenzamos con dulce o azúcares simples, te debilitarás y te sentiras dispers@ el resto de la mañana. Si lo que buscas es estar focalizad@ y centrad@, deja la bollería, las galletas o la fruta para otro momento del día.

Tú qué desayunas Spiraldia

Y si lo tuyo son los zumos, estupendo, pero mejor también posponlos para media mañana o media tarde. Si no puedes prescindir de ese zumo para desayunar, al menos deja el de naranja, que además de acidificar colabora en la aparición de varices, y pásate a uno más neutro para tu cuerpo como el de zanahorias, ahora que estamos en esta estación y a menos de veinte días para cambiar a verano, puedes también añadir fresas o sandía, además de, como el Dr. Jorge Pérez-Calvo recomienda, media manzana y medio limón. Pero insisto, mejor dejar el zumo para cuando hayamos despertado el cuerpo.

Entonces hemos quedado en que un té verde de tres años como el kukicha o el bancha nos viene fenomenal. Si buscas espabilarte con teína, entonces un té normal verde (no negro) también puede ser una buena alternativa o un té mu, si, se llama “mu”, éste ayuda a tonificar nuestra energía (también la sexual). Otra opción estupenda son los cafés de cereales.

Y como leche siempre recomiendo las bebidas o leches vegetales como la de arroz, avena, quínoa, almendras, espelta, alpiste.... la única vegetal que no te recomiendo es la de soja, aquí puedes leer por qué. También te las puedes preparar tú, por ejemplo, hacer leche de almendras es muy sencillo!

Pan integral de espelta

Mejor que la bollería o galletas que comentaba antes, pásate a las tostadas, al pan, pero que esté hecho con levadura madre, para evitarnos producir más mucosidades o gases entre otros efectos. Un pan estupendo es el de espelta integral con levadura madre. Puedes untarlo con paté vegetal, con un chorrito de aceite de oliva virgen extra o con alguna mermelada auténtica, ecológica y hecha con 100% fruta, sin azúcares ni sustitutos: fructosa, sorbitol, ágave,..

Crema de cereales Spiraldia

También puedes tomar cremas o porridge de cereales. A los niños esta opción les encanta. Lo ideal sería que los hicieras por la noche para tenerlos listos al día siguiente. Para ello debes elegir algún cereal, como el arroz integral, el mijo, la quinoa, la avena,… y cocerlo con una proporción grande de agua, superior a su cocción normal (7-8 de agua x 1 de arroz, 5 de agua x 1 de mijo o avena,…) durante una hora y media. Al día siguiente sólo tendrás que calentarlo y añadir tus toppings o ingredientes favoritos, pero saludables, que ya te veo: frutos secos, pasas, algún orejón, semillas de sésamo o gomashio, alga nori, semillas de chía, de cáñamo,.. Puedes también echar bebidas vegetales a tus cremas. Aquí tenéis una receta estupenda y muy sencilla para empezar: Crema de Quinoa con Manzana, ummhhhh, deliciosa!!

Si haces estos cambios o ajustes en tu desayuno, tu energía, vitalidad, concentración y buen humor se van a disparar. ¿A qué esperas para empezar?

Ana, tu asesora nutricional. Transforma tu alimentación y transformarás tu vida.

nutricionconana@spiraldia.com