Probióticos. 5 razones.

En la consulta se acumulan los casos de obesidad, diabetes, cáncer de colon,… y miles de problemas digestivos de toda índole: gases, estreñimiento, diarrea, hinchazón, reflujo, acidez, crohn, colon irritable,… a todos les explico que debemos empezar por restaurar nuestro equilibrio intestinal. Un elemento básico para mí en el que me apoyo para lograrlo, son los probióticos. Y justamente acaba de caer en mis manos un artículo de Lori Alton que me ha gustado apoyando toda esta argumentación.

Cuenta que hay un mundo secreto de 100 billones de bacterias en el intestino, trabajando duro para hacer frente a las toxinas y proteger nuestra salud. De hecho, parece ser que los científicos estiman que el 70% de las infecciones del organismo se originan en el aparato digestivo.

Por lo que el mantenimiento adecuado de las proporciones de las poblaciones de bacterias intestinales beneficiosas puede dar un gran impulso a nuestra inmunidad y bienestar. Por desgracia, los investigadores creen que las poblaciones de microbios intestinales están perdiendo su diversidad, hecho que al mismo tiempo hace aumentar el riesgo de enfermedades crónicas incluyendo la obesidad, trastornos autoinmunes, diabetes, síndrome metabólico, síndrome de fatiga crónica y otras enfermedades, por el simple o complejo hecho de perturbar las poblaciones de microbios intestinales saludables.

Hay que tener en cuenta que las bacterias que viven en el intestino superan en número a las células del cuerpo en una proporción de alrededor de 10 a 1.

El uso de antibióticos, el uso excesivo de productos antibacterianos, una dieta rica en alimentos procesados, la obesidad y ciertos tratamientos médicos modernos - incluso el proceso de envejecimiento - son todos ellos factores que pueden conducir a un desequilibrio en la flora intestinal.

La buena noticia: Los probióticos pueden restaurar nuestra salud.

Los cambios en la flora intestinal pueden tener implicaciones de largo alcance en la reacción de nuestro cuerpo frente a las toxinas, al estado metabólico y al grado de resistencia a la insulina, entre otras áreas. La buena noticia es que el equilibrio bacteriano puede ser restaurado por la ingestión de bacterias vivas beneficiosas conocidas como probióticos, eficaces en el reequilibrio de la flora intestinal.

Los probióticos funcionan de muchas de maneras para proteger nuestra salud y reducir los efectos del envejecimiento. Éstas son sólo cinco de las muchas maneras que los suplementos probióticos pueden ayudar a nuestra salud:

  1. Reducción del riesgo de cáncer, especialmente el de colon. La investigación muestra que el uso de suplementos probióticos, específicamente Lactobacillus acidophilus y Bifidobacterium longum, puede reducir significativamente el daño en el ADN que pueden provocar el desarrollo de células malignas. También son conocidos los probióticos para estimular la capacidad del sistema inmunológico para prevenir el cáncer, mientras que estimulan las enzimas antioxidantes y desintoxicación natural en acción.
  2. Mejora de la diabetes y trastornos relacionados. Los ensayos clínicos de la diabetes han revelado que tanto Lactobacillus y Bifidobacterias probióticos disminuyen la resistencia a la insulina, lo que resulta en reducciones significativas de azúcar en la sangre. Los resultados fueron confirmados por un estudio publicado en la revista Nutrition hecho con pacientes con diabetes tipo 2 que experimentaron mejoras significativas en el control del azúcar en la sangre después de seis semanas de complementar las dietas con yogur probiótico.
  3. La lucha contra la obesidad. La investigación ha encontrado una relación entre la obesidad y el uso excesivo de antibióticos. Los estudios han demostrado el uso de suplementos probióticos conducen a una marcada reducción en tanto el índice de masa corporal y peso corporal (IMC). Otros estudios han encontrado que los probióticos también disminuyen la enfermedad hepática grasa no alcohólica vinculado a una dieta alta en grasas y la obesidad.
  4. El tratamiento de la diarrea y la mejora de la salud intestinal. A pesar de su amplia gama de beneficios para la salud, los suplementos probióticos son más comúnmente asociados con mejoras intestinales. Además, los probióticos promueven la función del revestimiento interno del intestino, aumentando su capacidad de actuar como una barrera para la entrada de organismos potencialmente peligrosos y los productos químicos en el torrente sanguíneo. Los suplementos probióticos han ayudado a mejorar los síntomas de los pacientes con enfermedades como el síndrome del intestino irritable (IBS) y la colitis ulcerosa.
  5. Mejora el sistema inmunológico. El sistema inmune intestinal incluye más células anticuerpos que el resto del cuerpo en su conjunto. Más de 70 por ciento del sistema inmunológico humano, como decíamos al principio, comienza en el intestino. Si el intestino está fuerte las infecciones no subirán: catarros, resfriados,.. ni bajarán: infecciones de orina, cándidas...

La mejor manera es tomarlos a través de los alimentos, los alimentos fermentados deberíamos incluir diariamente en nuestra dieta, los que más te recomiendo son el miso, el chucrut, kimchi u otros pickles o y si tomas lácteos, te recomiendo el kéfir de cabra.

Si nos es difícil de esta manera, podemos encontrarlos en forma de suplementos: pastillas, sobres, viales,… pero Ojo: Tan importante como son los suplementos probióticos, que nos ayudarán a restaurar el equilibrio adecuado de la flora intestinal, como es de vital importancia que éstos lleguen a los intestinos para ser eficaces. Elige un suplemento probiótico que pueda capear el duro entorno ácido del estómago para obtener mejores resultados. Tengo varias marcas muy buenas en la cabeza que son realmente muy efectivos, pero no voy a hacer publicidad, escríbeme para consultarme ;-) Lo que si os recomiendo es que incluyan la cepa Lactobacillus acidophilus y que cuantos más “bichitos” tenga como yo les llamo, mejor. Mejor con 50 millones que con 25 millones. La primavera y otoño son los momentos de más debilidad para el cuerpo y cuando más deberíamos cuidar este aspecto.

Larga vida a nuestros intestinos!! ;-)  nutricionconana@spiraldia.com

Ana B. González. Salud y Nutrición. Octubre 2015.

Referencias:

http://www.naturalhealth365.com/inflammation-organic-foods-1622.html