Consultas Nutricionales - Intolerancia de Alimentos

nutritional-consultation.jpg

nutritional-consultationLlevo meses sumergida en mi trabajo como nutricionista, tanto que poco a poco he ido descuidando el blog, hecho que me duele pero el tiempo newtoniano me lo ha impedido con jornadas súper extensivas de lunes a sábado. Lo que si he podido es compartir algún artículo en la página Spiraldia de Facebook. Gracias a todos los que me seguís incluso ahora, con una mínima actividad.

Ahora ya tengo de nuevo los sábados y domingos "libres", pero he decidido dedicar uno o dos sábados al mes a pasar consulta y a hacer seguimiento, dado que a diario estoy tan desbordada con las primeras consultas que me es imposible.

Los primeros sábados serán el 6 y 13 de junio en Madrid, en la Avenida Concha Espina, frente al estadio Santiago Bernabeu. Si alguien está interesado que se ponga en contacto conmigo a través de este email: spiraldia@gmail.com.

intolerancia-alimentosLo que más trato son las intolerancias alimenticias, intolerancias que nos interfieren en nuestra vida cotidiana en forma de gases, acidez, reflujo, hinchazón, digestiones lentas y pesadas, incomodidad abdominal, estreñimiento, diarreas, colon irritable, cáncer de colon, síndrome de crohn, fibromialgia, fatiga crónica, migrañas, sobrepeso, artrosis o dermatitis.

El cuerpo es sabio y si le escuchamos con atención él nos indicará muy sabiamente qué nos sienta mal, qué alimentos le cuesta digerir. Nos lo hará saber, nos mandará avisos, que muchas veces no escuchamos o no sabemos interpretar y esto hace que pasen los años y consideremos normal o nos acostumbremos a vivir con una sintomatología que no nos deja disfrutar de la comodidad y el correcto funcionamiento de los órganos.

Me encuentro a diario con gente que me responde "ah, si, eso me sienta mal, pero lo sigo tomando" e incluso algunos "y lo voy a seguir tomando". Vamos demasiado deprisa. Debemos pararnos y reflexionar sobre cómo vivimos y tratamos a nuestro cuerpo. Si alguien ejerciera ese dolor a nuestro cuerpo nos rebelaríamos, pero somos irónicamente nosotros mismos el que muchas veces le inflingimos un mayor dolor, un castigo constante.

Te invito a ser observador de tu cuerpo, de tus emociones, de tus sensaciones, de tus órganos, tus músculos, tus dolores, tus pensamientos, tu respiración. Te invito a parar y sentir tu cuerpo. Y de manera natural a cuidarle. Somos lo que comemos, lo que pensamos, lo que sentimos. Se merece que le cuidemos un poquito más. La prevención con hábitos de vida saludable es vital para evitar males mayores y sentirnos de nuevo vitales, alegres, ligeros, libres de cansancio y felices.

Ana Belén González. Salud y Nutrición. Mayo 2015.