Macrobiótica y Deporte

Macrobiótica-y-deporte-2.jpg

Muchos atletas acaban con el hígado destrozado debido a la ingesta de tanta proteína que, como han aprendido, deben ingerir para poder rendir correctamente. De nuevo abogo por “desaprender” y aprender a comer de manera que no dañemos nuestros órganos y mantengamos un equilibrio físico y mental que de manera más saludablemente nos permita alcanzar a nuestros objetivos. Cada vez hay más deportistas de élite que se suman a la alimentación macrobiótica y/o vegana y para seguir estando en la cima.

Os comparto este artículo de Christie Leclair sobre macrobiótica y deporte que yo detallaría más ampliamente, pero para una primera toma de contacto creo que es suficiente ;-) :

La dieta macrobiótica promueve un estilo de vida equilibrado y una dieta con un mínimo consumo de carne. ¿Sería posible que los atletas sigan una dieta con poca o ninguna carne y todavía funcionan bien?

¿Es apropiado para los atletas, aficionados o profesionales, seguir una dieta moderada que consista en poco o nada de carne, y basado en productos locales y alimentos naturales ecológicos? Las personas muy activas suelen comer un montón de carne para obtener suficiente proteína, pero la dieta macrobiótica, que ha ganado lentamente impulso desde su concepción, atrae a muchos atletas.

Macrobiótica y deporte
Macrobiótica y deporte

El campeón del mundo de BMX, Taj Mihelich, el maratoniano Ambrose Burfoot, el atleta Carl Lewis, y el velocista Leroy Burrell Russel son deportistas de éxito que con orgullo siguen la dieta macrobiótica. Para estos atletas, tomar esta dieta bien equilibrada no les aleja para rendir en la élite mundial. Ellos son capaces de entrenar y competir a un nivel físico máximo con una dieta que se considera equilibrada y totalmente alejada de los extremos.

La dieta macrobiótica es algo más que una dieta, pretende reunir un estilo de vida equilibrado y global para promover el bienestar y la salud. Poner los alimentos adecuados en el cuerpo es una parte del mantenimiento de la salud de nuestros 4 cuerpos, según los expertos macrobióticos. Mantener su cuerpo físico, emocional, mental y espiritual en equilibrio y bienestar es el objetivo de este estilo de vida.

Para los atletas que podría decirse practican un estilo de vida bastante extremo consistente en comer, entrenamiento físico y entrenamiento mental para lograr un objetivo único (ser el mejor en su deporte), la dieta macrobiótica no sería la primera opción de vida que les viene a la mente. Entonces ¿por qué atletas de élite (como los que mencionó anteriormente) y muchos otros, siguen recurriendo a este estilo de vida? Los atletas tienen cuerpos únicos y requieren nutrición única.

Dieta para deportistas

Los atletas suelen comer más calorías en un periodo de 24 horas debido a que sus demandas físicas requieren un mayor aporte de energía. Además, el crecimiento, la reparación y mantenimiento de músculos, células y huesos dependen de varios aminoácidos. Los aminoácidos son los bloques de construcción de los tejidos de nuestro cuerpo y constituyen las proteínas. Las proteínas se encuentran generalmente en la carne y productos cárnicos, incluidas las aves de corral, pescado, huevos, productos lácteos y carnes rojas. Esto es esencial para los atletas para ayudar a mantener el funcionamiento de los músculos de forma óptima y el sistema de energía.

Las necesidades dietéticas únicas de atletas se refiere a, carbohidratos para obtener energía y proteínas para la recuperación y mantenimiento. La dieta macrobiótica es más que una dieta vegetariana flexible, que se centra en los alimentos que se consumen en función del equilibrio del yin y el yang, y no sobre la base de macronutrientes o valores biológicos.

Los alimentos macrobióticos se clasifican en Yin y Yang para diferenciar dos tipos opuestos de alimentos. Ambos de los cuales son esenciales y sólo se deben comer con moderación. El consumo excesivo de algo bueno es problemático en la dieta macrobiótica.

Atletas que siguen la Dieta macrobiótica

Los alimentos macrobióticos consisten sobre todo en cereales integrales, legumbres, verduras y soja fermentada. La dieta se complementa con pequeñas cantidades de pescado, aves, frutas, frutos secos y semillas. Una de las mejores cosas de la dieta macrobiótica es que hay muy pocas reglas específicas, y el criterio se deja a cada persona. Lo que es natural y orgánico en una región del mundo, puede ser importado o cultivado en condiciones no naturales en otro.

En América del Norte, hay muchos alimentos cultivados localmente únicos como manzanas, naranjas, melones y maíz que son diferentes de los alimentos locales en Japón, donde se originó la dieta. Averigua lo que se cultiva en tu área local y elige los alimentos. El ir a un mercado local de agricultores es la mejor manera de vivir el estilo de vida macrobiótica. Apoyar a las pequeñas granjas locales es también una gran manera de promover la salud mental y espiritual!

Alimentos a evitar

Los alimentos que están en la categoría extrema son generalmente tóxicos, sobre-procesado, demasiado dulce, demasiado picante, demasiado salado, o cualquier combinación de éstos. La comida del restaurante es probablemente uno de los peores alimentos, ya que los restaurantes suelen encontrar los ingredientes más baratos y no necesariamente con conciencia de dónde y cómo se cultivan los alimentos.

La cantidad de comida

Una cosa a tener en cuenta es que la cantidad de alimentos no está restringida de la dieta macrobiótica. Se espera que uno no coma hasta que se llene, sino hasta que esté satisfecho. Hay una diferencia entre comer "lo justo" y la sensación de saciedad. Como resultado, y con buen criterio, una persona que haga este tipo de dieta no tiene por qué morir de hambre, y se puede comer siempre que se tenga hambre.

Preparación de cocina y alimentos

Las sopas son muy populares en la dieta macrobiótica. Se espera se consuma de una a dos sopas del día, elaboradas con ingredientes naturales. La cocción de los alimentos se realiza de la manera más tradicional, horneados, cocción al vapor o ebullición. Los granos integrales deben constituir cerca de la mitad de la dieta. El arroz integral está en la parte superior de la lista de granos integrales. Las verduras deben ser la siguiente porción más grande en un día normal, lo que representa 25 a 30% de la ingesta diaria. El último 20% de lo que comas debería ser legumbres, frutas, frutos secos y semillas.

La razón por la que esta dieta funciona tan bien con los atletas es debido a la ingesta de alimentos no está limitada.

No se permiten alimentos procesados y estimulantes como el café y bebidas energéticas porque destruyen el equilibrio natural, y pueden desequilibrar el rendimiento físico y la concentración mental.

En lugar de obtener proteína de los abundantes productos cárnicos, se permiten porciones pequeñas, orgánicas y locales de aves de corral, de pescado salvaje, las cuales proveen más que suficiente carne en la dieta.

Para complementar la proteína en una dieta, los cereales integrales de alto contenido proteico y las legumbres proporcionan energía y proteína para un sistema con carencias.

Hay muchos atletas que no comen carne y no tienen ningún problema de rendimiento. Si estás pensando en un estilo de vida más holístico, la dieta macrobiótica puede ser adecuada para ti.

La mejor manera de seguir esta dieta y tener éxito es hacer cambios de manera gradual, poco a poco, que nos permita irnos acostumbrando. Comienza por eliminar los alimentos procesados. Eso incluye todos los refrescos, edulcorantes químicos y todo lo que venga empaquetado! Este será un gran reto para la mayoría de los hogares.

Date 1-2 semanas y luego haz un nuevo cambio, una semana más y otro cambio y así sucesivamente. Esto hará que sea más fácil crear un cambio de estilo de vida a largo plazo.

Ana Belén González. Salud y Nutrición. Febrero 2015.