Enfermedad y su prevención, asesoramiento nutricional.

Los que me seguís sabéis bien que soy una defensora de la prevención, que nos ayudaría a ahorrar disgustos y también dinero público.

Lamentablemente no es frecuente su práctica ni desde los organismos se impulsa suficientemente para que llegue y cale en la población. Entiendo que la desinformación y los intereses económicos prevalecen. Y soy completamente consciente de la dificultad de cambiar hábitos sobre todo alimenticios y de la sobreinformación que la industria alimenticia, farmacéutica y médica producen para que terminemos confundiendo el camino y buscando soluciones exprés a conflictos que el cuerpo puede resolver por sí mismo o de manera mínimamente invasiva.

El cuerpo va enviando mensajes de aviso, una alerta, de que algo no marcha bien, pero que solemos “apagar” o “desconectar” con paracetamol, ibuprofeno, antihistamínicos, laxantes, anti-diarreicos,… hasta que un día el cuerpo “grita” y descubrimos o nos enfrentamos a enfermedades más serias.

En mi experiencia como asesora y coach nutricional, lo que veo es que tomamos conciencia de nuestro cuerpo interno, nuestros órganos y nuestra alimentación y emociones cuando enfermamos o, en el caso de las mujeres, nos quedamos embarazadas. Es triste pero ya he aprendido que en general, la gente no escucha ni cambia hábitos y los mantiene en el tiempo si no está en alguna de estas circunstancias.

equilibrio nutricional
equilibrio nutricional

Afortunadamente no todo el mundo actúa igual y ya hay una corriente de conciencia que busca una alimentación responsable, equilibrada, sostenible y saludable y que se para a escuchar los mensajes de su cuerpo y actúa en consecuencia. El cambio es posible.

El ritmo de vida estresante que se vive actualmente es durísimo para nuestros cuerpos, para nuestras relaciones personales, de pareja, familiares y de amigos. No disfrutamos de los pequeños momentos porque no hay tiempo, hasta al gimnasio o a clase de pintura vamos estresados y mirando el reloj. La contaminación, la radiación también nos invade y nos daña.

Hay elementos que no podemos controlar, pero los que podemos, pongamos un poco de atención y cuidado y empecemos por sembrar salud para no recoger después enfermedad.

Si quieres que te ayuden en ese cambio, en ese proceso y/o te acompañe en el que ya estás viviendo, ponte en contacto conmigo: nutricionencasa@spiraldia.com

Realizo asesoramiento nutricional, cambio de hábitos/dietas personalizadas y/o pautas para el cambio.

Ana Belén González. Salud y Nutrición. Febrero 2015.