Dietas en Rebajas

Pasaron las Navidades, los Reyes Magos, y ya estamos en plena época de rebajas y con los propósitos del nuevo año a flor de piel. Uno de ellos suele ser librarnos de los excesos cometidos en estas fechas buscando y aplicando dietas milagro, remedios rápidos, trucos de amigas, madres, abuelas, en revistas,... peligrosos ayunos,... muchas veces pensando que cenar una ensalada o comer un plátano significa estar comiendo sano, ¿no son fruta y verdura?

Yo considero que es mejor aprender a comer y llevar un estilo de vida saludable que darse atracones y ponerse después a dieta. El cuerpo sufre, le estresamos llevando este tipo de alimentación.

Pero comer de más en estas fechas que hemos pasado suele ser lo habitual.

La sopa de miso con shiitake y daikon además de ayudarte a regenerar la flora intestinal que hemos dejado estos días bastante maltrecha, te ayudará a eliminar las grasas acumuladas y a depurar el hígado, así como los rabanitos rallados que puedes comer en crudo en ensaladas o como acompañamiento en carnes y pescados . Las judías azuki también ayudan a eliminar peso y son buenísimas para los riñones. Las alcachofas (mejor si son frescas de temporada) y, como ya os comenté en el post de "Excesos y Cardos", la cápsulas de cardo mariano son muy buenas para desintoxicar el hígado y la vesícula.

Te sugiero incrementes estos días el consumo de hoja verde, la clorofila además de fortalecer nuestra sangre es un potente depurativo. Si eres más de pastillas que de hojas frescas, la chlorella es el alimento con mayor porcentaje de clorofila, podrás encontrarlas en herbolarios y supermercados ecológicos, se utiliza también para eliminar los metales pesados del cuerpo además de depurar la sangre, el hígado y los intestinos. El perejil y el cilantro también te ayudarán a depurar además de ser una buena fuente de vitamina A y C, Hierro, Calcio y Magnesio.

Incorpora arroz y pasta integral, aumenta el consumo de verduras y legumbres, reduce lácteos, dulces, harinas refinadas, fritos, aceites de baja calidad y comidas ya preparadas.

Siéntate y dedica un tiempo de calidad a comer y masticar bien tus alimentos.

Si tomas mucha proteína animal y sobre todo no ecológica, no te olvides de beber agua, de modo que ayudes al eliminar las grasas y posibles tóxicos que ésta contenga: hormonas, antibióticos, metales pesados,...

No hay que abusar de los líquidos, pero tampoco dejar que nuestro cuerpo se deshidrate. Cuánto debemos beber? pues dependerá de varios factores, la edad, la actividad que realicemos y dónde la realicemos, la época del año, el lugar donde vivamos, la alimentación que tengamos, si tomamos o no medicación,..., aquí creo que el sentido común, el menos común de los sentidos, nos puede ayudar bastante.

Un poco de ejercicio físico nos ayudará a movilizar los intestinos y a eliminar toxinas.

Si quieres o necesitas pautas para aprender a llevar una alimentación saludable de manera constante y consciente, ponte en contacto conmigo, estaré encantada de ayudarte: nutricionconana@spiralida.com

Ana B. González. Salud y Nutrición. Enero 2014.