De este agua si beberé... Agua Mineral, cuál escoger?

agua-mineral.jpg

botellas_agua¿Tú también bebes 2 litros de agua al día en una de esas botellitas que constantemente rellenas y que va contigo a todas partes?

Si, yo también era de esas. Me dijeron que debía beber 2 litros de agua para estar bien, para mantener limpio mi cuerpo, así es que me compré mi botellita de agua mineral y la iba rellenando varias veces al día y reponiendo cada varios días. Luego llegaron las botellas de cristal para ser más respetuosas con el planeta y también me sumé a la moda. Y así durante muuuchos años.

agua-potableNada más levantarme lo primero que hacía era beberme dos vasos de agua. Y claro, tanto beber agua, tenía que ir al baño máximo cada hora! Y yo que pensaba que lo estaba haciendo fenomenal… Nunca pensé que podría estar dañando, desgastando o agotando mis riñones ni mi vejiga.

El nefrólogo me aclaró, entre otras cosas, que en esos 2 litros que siempre se recomienda beber de manera general, estaban incluidos los cafés que en aquella época tomaba, las infusiones, el caldo de la comida que ingería,… a los que yo además sumaba todo lo que bebía con mi botella, vamos que tenía mis riñones hiper fatigados y debilitados de tanto filtrar líquidos, de ahí las bolsas que han colgado bajo mis ojos muchos años y que ninguna crema-milagro lograba paliar.

No hay que abusar de los líquidos, pero tampoco dejar que nuestro cuerpo se deshidrate. Cuánto debemos beber? pues dependerá de varios factores, la edad, la actividad que realicemos y dónde la realicemos (si trabajamos sentados o realizamos un trabajo físico, si hacemos o no deporte y qué deporte hacemos y en qué condiciones), la época del año, el lugar donde vivamos, la alimentación que tengamos: no es lo mismo una alimentación basada en proteína animal que necesitará más agua que una alimentación basada en verduras.

Sabemos que el ser humano es de entre los seres vivos los que peor llevamos la falta de agua. La cantidad máxima que una persona puede soportar de deshidratación o de pérdida de líquidos es del 20% de su peso corporal.

El tiempo máximo que podemos vivir sin agua o líquidos está entre siete y quince días en condiciones favorables (con sombra y temperatura ambiente moderada). Sin embargo, una persona en el desierto bajo un sol abrasador puede que dure solo unas horas. La razón es que en esas condiciones el organismo puede llegar a perder un litro de líquidos por hora en forma de sudor, lo que significa la duodécima parte del total del agua que contiene el líquido extracelular de su cuerpo.

Los niños pequeños son mucho más sensibles a la deshidratación que los adultos. Un niño de cinco kilos de peso contiene casi cuatro litros de agua. La toma de líquidos normal de un niño en un día puede estar alrededor de 1 litro de líquidos, es decir más o menos la cuarta parte del agua corporal total, y la mitad del líquido extracelular.

Por el contrario, en los adultos, la ingesta diaria de líquidos puede estar en unos dos litros, es decir sólo el 5% del agua corporal total o el 15% del líquido extracelular. Esto supone que en el caso de la deshidratación en los niños, por diarrea, vómitos o sudor, llevan a una deshidratación cinco veces más rápida que en un adulto.

Cuando el cuerpo está en un estado de deshidratación crónica aparecerán los siguientes síntomas:

Fatiga Estreñimiento Alta/baja presión arterial
Pérdida de energía Trastornos digestivos Úlceras estomacales
Problemas respiratorios Desequilibrio ácido / base Exceso de peso y obesidad
Eczema Colesterol Infecciones urinarias
Reumatismo Envejecimiento prematuro

Pero lo que si tengo claro es que debemos cuidar y mucho la procedencia del agua que consumimos tanto directamente como con la que cocinamos.

Os comparto, según un estudio de la OCU, las diez mejores aguas minerales de manantial envasadas (julio de 2013):

agua de manantialLa Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) presentó un estudio sobre las aguas minerales de manantial envasadas que se centra en el análisis de su mineralización (cantidad de minerales que contiene) y si éstos coinciden con la etiqueta: media, débil o muy débil, además de estudiar los contaminantes que pudiera contener. El agua mineral se toma en muchas ocasiones porque el agua del grifo tiene excesiva cal y por tanto es desagradable al paladar, aunque en todos los casos es potable.

Debemos tener en cuenta, que no todo el agua que se vende embotellada es mineral natural, lo que podríamos definir como procedente de un manantial subterráneo con una composición mineral constante. Algunas aguas incluso son embotelladas y proceden del grifo, embalses, etc, pero están tratadas. Es, por tanto, importante conocer su procedencia real, algo que se ve en la etiqueta.

- Agua Mineral Natural: Son aguas subterráneas, bactereológicamente sanas, que destacan por su pureza original y por tener un efecto favorable para la salud, sin llegar a ser curativas. - Agua de Manantial: También son de orígen subterráneo, consideradas aptas para el consumo. No deben demostrar efecto favorable para la salud. - Agua Potable Preparada: Agua potable de diferentes orígenes que ha sido tratada para que cumpla los requisitos de consumo público. Hace un par de años hubo un escándalo en Inglaterra, porque una empresa embotellaba y comercializaba agua de este tipo sacándola del río Támesis. Algunas proceden directamente del grifo. Es mejor no comprar este tipo de agua, ya que encima no es más económica que las otras.

Las mejores aguas minerales procedentes de manantial según el estudio de la OCU son:

90 puntos

1. Fuente Liviana Serrania

Embotellada en Huerta del Marquesado (Cuenca). Sin contaminantes, etiquetado completo y claro.

2. Veri Veri I

Embotellada en San Martín de Veri (Huesca). Sin contaminantes, etiquetado completo. Botella de 1,5 litros. De mineralización débil.

3. Aguadeus Fuente Arquillo

Embotellada en Masegoso (Albacete). Botella de 1,5 l. Mineralización Débil.

89 puntos

4. Solan de Cabras

Embotellada en Beteta (cuenca). Botella 1,5 l. Mineralización Débil.

5. Carrefour (Sierra de Segura) Fuenteblanca

Embotellada en Sorihuela del Guadalimar (Jaén), botella de 1,5 litros. Mineralización débil Considerada la mejor en relación calidad-precio.

6. Font Vella Sacalm

Embotellada en Sant Hilari Sacalm (Gerona), botella 2 litros, de mineralización débil.

88 puntos

7. Agua de Cuevas

Embtellada en Felechosa (Asturias) botella de 1,5 l, de mineralización débil.

87 puntos

8. El Corte Inglés: Monte Pinos

Embotellada en Almazán (Soria). Botella 1,5 l; de mineralización débil.

9. Naturis fuente Arquillo (Lidl)

Embotellada en Masegoso (Albacete). Botella 1,5l. de mineralización débil.

86 puntos

10. Evian

Embotellada en Evian (Francia) Botella 1,5 euros, de mineralización débil.

España tiene aguas minerales de gran calidad a un precio asequible:

- Aguas bicarbonatadas, su aporte en bicarbonatos supera los 600 mg/l. Ayudan a hacer la digestión y mejoran la actividad de la vesícula y el hígado.

- Aguas sulfatadas, aportan más de 200 mg/l de sulfatos. Tienen un sabor ligeramente amargo, benefician la piel y el aparato digestivo.

- Aguas cloruradas, tienen más de 200 mg/l de cloruro. Los manantiales que tienen este tipo de agua se utilizan frecuentemente para tratamientos de hidroterapia por sus propiedades tranquilizantes y balsámicas.

- Aguas ferruginosas, tienen más de 1mg/l de hierro, se recomiendan para personas con anemia, obesos y reumatismos.

- Aguas hiposódicas, tienen menos sodio, menos de 20 mg/l. Benefician a las personas con hipertensión arterial, problemas cardiacos y afecciones renales.

- Aguas sódicas, tienen más de 200 mg/l sodio. No se recomiendan a personas con hipertensión arterial.

- Aguas cálcicas, más de 150 mg/l de calcio. Aportan calcio y son indicadas para niños en periodo de crecimiento, pero hay que tener cuidado con este tipo de agua en personas con propensión a crear cálculos.

- Aguas fluoradas, más de 1 mg/l de fluoruros, en las zonas que se da este agua no es necesario aportar flúor a los niños y jóvenes de forma añadida para una mayor protección dental, es conveniente tenerlo en cuenta.

¿Cómo seleccionar el agua que más nos interesa?

En base a lo expuesto, la mejor agua es el agua mineral natural, de muy débil mineralización (si es igual o inferior a 50mg/l) y de dureza blanda (inferior a 5º F (50 mg/l). Si se tiene alguna necesidad adicional de minerales, se buscará que sea bicarbonatada, fluorada, etcétera, aunque resulta conveniente que esa indicación la dé un médico.

¿Cómo debe conservarse el agua?

Las botellas deben estar en lugar fresco, seco y oscuro. No debe darles el sol, y una vez abiertas se deben tomar lo antes posible. No debe dejarse un vaso de agua sin tapar en la mesita, ya que durante la noche todo el polvo cae en el agua. El agua absorbe toda la porquería del ambiente.

Os dejo un apunte sobre las Jarras BRITA:

Hemos hecho un estudio con la jarra Brita (que copa casi un 90% del mercado), que incorpora un filtro con dos tipos diferentes de piedras: una de cáscara de coco natural hecha partículas de carbón, y otras que trabajan con la ionización del agua. Según un estudio de la Universidad de Barcelona, concretamente de la doctora Elvia López Tamamtes del departamento de Nutrición y Bromatología de la Facultad de Farmacia, este tipo de filtros llegan a reducir hasta un 85% los niveles de cloro y los de plomo, a la vez que los de cobre y aluminio hasta un 90%. El coste viene a ser de 0,04 €, ya que cada filtro cuesta 6 ó 7€,y la jarra entre 26 y 31€, dependiendo de los establecimientos. En cuanto al sabor he hecho una prueba: dos de cada tres personas han distinguido perfectamente el agua de la jarra Brita de la del grifo por tener mejor sabor y resultar algo más ligero. Pienso que es una buena solución, a mitad de camino entre el agua mineral y la pura y dura del grifo en zonas que tengan un agua razonablemente buena; en las que la tienen muy mal, es mejor tomarla mineral natural.

Datos extraídos de: http://www.conmuchagula.com

Bebe agua con moderación y de manera saludable, no todo el agua del grifo es buena para la salud, si tienes un manantial cerca no lo dudes y disfrútala!

Ana B. González. Salud y Nutrición. Enero 2014.