El mayor riesgo de padecer Cáncer de Mama es ser mujer.

El mayor riesgo de padecer Cáncer de Mama es ser mujer.

En 1940 la incidencia del cáncer de mama era de 1 de cada 20 mujeres. El riego de padecer cáncer de mama a día de hoy es de 1 de cada 8 mujeres. ¿Qué está ocurriendo? ¿No es increíble que el cáncer sea la causa a la que más fondos se destinan y los avances siguen siendo mínimos? ¿Qué intereses hay detrás? La detección precoz es muy importante, pero la prevención es lo que debería fomentarse.

Apoyo al Cáncer de Mama por Danone
Apoyo al Cáncer de Mama por Danone

El negocio que hay tras esta enfermedad es inaudito, desde las empresas farmacéuticas a las empresas que comercializan sus productos con el color rosa como apoyo a la causa y que entre sus ingredientes utilizan productos cancerígenos como el aluminio en los desodorantes, con el único fin de lavar su imagen e incrementar sus ventas. Recuerda que cada vez que te depilas bajo la ducha, abres los poros, si justamente después aplicas un desodorante irá directamente a tu axila. Recientemente han empezado a aparecer cancer de mama en hombres, y no sólo en aquellos que trabajan en profesiones expuestos a radiación o campos electromagnéticos artificiales.

¿Qué hacen con todo el dinero que reciben de donaciones que en teoría se destina a investigación y prevención? ¿Dónde están los estudios sobre contaminación medioambiental? ¿Por qué no se aúnan esfuerzos y se crea un Instituto Mundial para la investigación y cura? y no que cada universidad o laboratorio vayan por su cuenta en cada país. ¿Por qué sólo el 15% del total de todo el dinero destinado se dedica prevención? No parece haber ningún interés en encontrar las causas, sólo en tratamientos paliativos, mucho más rentables, claro!

El riesgo de padecerlo se incrementa por diversos factores, desde la herencia genética, hiperplasia, altas dosis de radiación, comienzo de la menstruación a una edad muy temprana o fin de ella a una a edad tardía, no haber tenido hijos, uso de anticonceptivos, dar a luz después de los treinta, sobrepeso u obesidad después de la menopausia, falta de actividad física, exposición a pesticidas, PCBs u otras toxinas,.. efectivamente, cualquiera puede desarrollarlo!

En cuanto a la dieta, una alimentación deficiente prolongada en el tiempo, conseguirá que agotemos a nuestro cuerpo y su habilidad para descargar o eliminar los desechos y toxinas. El consumo repetido de leche, quesos, yogures, mantequilla, helados, resto de lácteos, huevos, carne, pollo, grasas, colaboran para crear una capa grasa bajo la piel que impedirá o hará más difícil la eliminación. Llegados a este punto cuando la acumulación de mucosidades y grasas es complicado de expulsar para el cuerpo, este tratará de encapsular y disolver estos quistes por sí mismo, cuando el exceso es demasiado y le sobrepasa, es cuando podríamos empezar a palpar en el pecho pequeños bultos, que podrían ser tumores finalmente.

Revisa, explórate, hazte las mamografías estríctamente necesarias, toma conciencia de que te puede ocurrir a ti. Una dieta equilibrada, moderada actividad física, manejo del estrés y una imagen positiva de una misma ayudarán a paliar estos riesgos.

Mujeres que lo padecen o han padecido dicen que no es una enfermedad ni rosa ni suave ni tiene el carácter alegre que el marketing le quiere impregnar.

Hay muchos factores de riesgo que se escapan a tu control, pero ponte con los que sí están en tu mano:

Alimentos anti Cáncer
Alimentos anti Cáncer
  • Cuida tu alimentación. Come productos de alta calidad sin pesticidas. Incrementa el consumo de verduras y cereales integrales, sobre todo arroz integral orgánico y mijo.
  • Frota tu cuerpo con una toalla de algodón mojada en agua caliente para ayudar a mejorar la circulación de la sangre (ver artículo "Piel nueva cada 28 días") y a que la piel elimine toxinas.
  • Vigila las etiquetas de los productos que aplicas sobre tu piel.
  • Evita la ropa de fibras sintéticas o al menos, que la ropa interior o aquella que esté en contacto directo con tu cuerpo sea de algodón, al igual que sábanas y almohadones.
  • Reduce el tiempo frente a la televisión. La radiación debilita el pecho. Asi como el contacto con móviles, equipos electrónicos o antenas wifi en el hogar, intenta conectarte mejor vía cable.
  • Procura no cocinar con microondas.
  • Y si te es posible llegado el momento, da el pecho a tu hijo, de este modo conseguirás una alta protección efectiva para ambos, madre e hijo.

Ana B. González. Salud y Nutrición.

Transforma tu alimentación, transforma tu vida.

Reserva tu consulta: nutricionconana@spiraldia.com