Aceite de primera extración o prensado en frío

aceite_olivaLa dieta mediterránea es una de las mejores de mundo, de esto no cabe ninguna duda, lástima que la estemos perdiendo. Uno de sus productos más importantes es el Aceite de Oliva que todos conocéis. Pero lo que mucha gente desconoce es la cantidad de tipos que hay y la falta de regulación en el correcto etiquetado no ayuda. Cada vez cuesta más encontrar el aceite que buscas y confiar en que realmente es lo que dice ser. Aún así os animo a que a la hora de comprar, si podéis, elijáis el Aceite de Primera Prensada o Extracción en Frío ya sea de Oliva, de Girasol, de Sésamo,... ya que éste guarda las características biológicas que tenía cuando se encontraba en su estado original: la semilla o el fruto.

Os dejo aquí un artículo con datos más técnicos por si queréis profundizar más:

La presión en caliente de los aceites vegetales Desde un punto de vista mercantil y de rendimiento, los aceites vegetales pueden estar prensados en caliente de forma mecánica a temperaturas de 80° a 120°C. Con este objetivo, las materias vegetales de base sufren una serie de tratamientos químicos muy invasivos (refinamiento, peeling, desodorización, decoloración…) que privan a los productos terminados de una parte importante de sus vitaminas, ácidos grasos esenciales y antioxidantes. Los extractos obtenidos son muy estandarizados y poseen una correcta composición pero han perdido todas sus cualidades nutricionales y sus propiedades cosméticas. A pesar de esta completa desnaturalización, hay quién todavía se permite llamar a estos productos «aceites no refinados», «aceites brutos», «aceites crudos», «aceites naturales».

La presión en frío La presión en frío, es un modo de extracción exclusivamente mecánico que se realiza a baja temperatura, preservando de este modo la proporción de ácidos grasos esenciales, vitamina E, antioxidantes naturales y no necesita ningún aditivo. La primera extracción denominada «primera presión» da como resultado un «zumo de frutas» puro y verdaderamente oleaginoso.

Extracción La extracción de aceites prensados en frío se sigue realizando hoy en día en forma simple y artesanal. la semilla se descascara parcialmente y se limpia mediante ventilación y zarandeo para eliminar impurezas. la semilla limpia se lleva a la prensa: un extrusor a tornillo sin fin. Aquí se vigila especialmente que la temperatura generada por la presión no supere los 45° C para asegurar la estabilidad molecular de los ácidos grasos poliinsaturados. Se evita así también la disolución de ceras y otras sustancias.

Durante varios días el aceite bruto decanta en tanques de acero inoxidable. Luego se bombea por un filtro de algodón descartable y se envasa en botellas de vidrio oscuro o envases de hojalata para evitar la oxidación del aceite por acción de la luz ultra violeta. El refinado se hace innecesario, y el aceite conserva el suave sabor propio de la semilla de la cual proviene.

Aceite prensado en Frío Mas Sano Para que el aceite prensado en frío sea sano debe, además, proceder de semillas de cultivo orgánico y éstas ser almacenadas en silos provistos de sistemas de aireación que permitan optimizar su conservación y frescura.

Por estar elaborado con materia prima orgánica debidamente certificada por organismos autorizados, por ser extraído mediante un procedimiento artesanal de rendimiento reducido y tener un envase que lo resguarde de la luz, este tipo de aceites llega al consumidor con un valor diferencial.

Debemos tener en cuenta que los diversos aceites (girasol, lino, sésamo, germen de trigo, etc.) con sus propiedades individuales no son sólo aderezos para las comidas y aporte calórico, sino un alimento esencial: porque aporta nutrientes que el organismo no puede elaborar por sí mismo a partir de otras sustancias.

Estos nutrientes son la vitamina E o tocoferol y los ácidos grasos poliinsaturados. El tocoferol, por su acción contra los radicales libres es la vitamina antienvejecimiento y de la fertilidad. Se destruye en los procesos de refinado de los aceites industrializados, por lo cual debe ser restituida en su forma sintética.

¿Prensado en Frío? Cuando se trata de aceites delicados, o aquellos en los cuales el sabor o el matiz de sus propiedades son un componente clave, se necesita tener mayor cuidado en el control de los factores durante el proceso de elaboración.

Aceites denominados como prensados en frío son en realidad prensados por expulsor en un ambiente con temperaturas controladas que se mantienen por debajo de los 120 grados F ( digase = 48 grados Celsius ) . Es importante señalar que mientras que en Europa existen rigurosos estándares para la terminología de prensado en frío (aceite totalmente sin refinar extraído a temperaturas por debajo de los 122 grados F), la frase "prensado en frío" ha sido usada erróneamente por muchos años en Estados Unidos, generalmente se la ha empleado como una técnica de mercadeo para aceites que han sido prensados por expulsor o hasta refinados (que someten al aceite a temperaturas hasta de 470 grados F).

En la cosmética, para crear una crema, es necesario al mínimo mezclar a alta temperatura (80°C mini) un cuerpo graso, agua destilada, un emulsionante, un perfume y un conservante antibacteriano necesario por la presencia del agua. Utilizando excipientes de alta calidad como los aceites vegetales biológicos de primera presión en frío y combinándolos con aceites esenciales biológicos se puede obtener tratamientos de belleza conteniendo 100% de principios activos naturales, sin calentarlos y sin necesidad de emplear conservantes. aceite-oliva1 Prensado en frío: El prensado en frío se efectúa a una temperatura máxima de 45°C; a continuación, se decanta y se filtra antes de ser embotellado en botellas opacas. Los aceites prensados en frío no pasan por un refinado adicional. Cabe destacar que la denominación "prensado en frío" no se ajusta a ningún precepto legal, por lo que los aceites así comercializados pueden no haber sido sometidos a este proceso.

Aceite de primera extracción o prensado en frío