¿Es real tu quinoa?

¿Qué es la quinoa?

Seguro has oído hablar de ella, está muy de moda.

Pues la quinoa no es más que una sencilla semilla, que al consumirla como un cereal se denomina pseudocereal.

Se cocina muy rápido y fácilmente, y combina con tantas opciones que se está haciendo en los últimos años más que un hueco en nuestra cocina.

Y además destaca por su aporte de proteína, unos 16 gramos por cada 100 gramos, por poseer fibra y grasas de las buenas, ácidos omega 6 y 3, y además por su contenido en potasio, magnesio, calcio, hierro, fósforo y zinc y también, como los cereales,  vitaminas del complejo B y E. Todo ello la convierte en una saludable opción en nuestro plato. Y no contiene glúten!

Pero no todos los arroces son iguales y lo mismo ocurre con la quinoa, no todas las quinoas son iguales! ¿Buscas calidad? ¿Buscas comercio justo? Entonces toca leer bien las etiquetas.

 

¿Sabes de dónde procede tu quinoa?

El 90% de la producción mundial se concentra en Bolivia y Perú. Pero es de Bolivia de donde se obtiene las verdaderas propiedades nutritivas excepcionales de la quínoa.

Se cultiva en la cordillera de los Andes desde la época precolombina. A 3.674 metros de altitud se encuentra Salinas García de Mendoza, la “capital mundial de la quinoa”, como la llaman los bolivianos.

En apenas dos años, entre 2012 y 2014, su exportación ha aumentado un 260%.

Hasta hace poco la quinoa era el alimento de los pobres. Y no ha sido hasta ahora, tras su éxito internacional, que ha comenzado a entrar en los menús de restaurantes de lujo de Lima y La Paz.

Es en el sur de Bolivia donde se cultiva la “quinoa real”, “la mejor quinoa del mundo” dicen allí. Se cultiva prácticamente a mano y sin utilizar pesticidas, de ahí su precio, muy diferente a la quinoa peruana (Estados Unidos devolvió a Perú toneladas de quinoa debido a la cantidad de pesticidas que contenía). Su sabor, quizás por su proximidad al desierto de sal de Uyuni, su tierra volcánica o su altitud la hacen única.

A nivel Europeo es Francia el primer productor, pero dos empresas andaluzas pueden quitarle pronto el puesto, “Algosur” en Sevilla y “Alsur” en Málaga.

Mientras tanto yo sigo eligiendo la del desierto de Bolivia, quinoa real con certificado ecológico ;-)

 

¿Cómo se cocina?

Primeramente se ha de lavar para eliminar las saponinas y que no nos amargue. Remojarla no valdría, ya que concentraríamos la quinoa con las saponinas y no eliminaríamos su amargor. 

Cogemos un colador finito para que no se nos cuelen los granos y suavemente la frotamos.

Después mediríamos 1 porción de quinoa por 2 de agua (como el arroz), podemos añadir un poquito de sal marina sin refinar, y la hervimos durante 10-15 minutos.

En cuanto el grano se abra estará listo y podrás preparar una ensalada de quinoa, un desayuno sustituyéndola por la avena, por ejemplo, un acompañamiento o un plato único con verduras o proteína al gusto.

Su rapidez y versatilidad te convencerán sin duda.

Buen provecho!!!

Ana, tu asesora nutricional. 

Febrero 2017. Nutrición Responsable. 

nutricionconana@spiraldia.com

Algunos datos se han obtenido del artículo de Marthe Rubió:

http://www.liberation.fr/apps/2016/10/quinoa-boom/

Ana B. González