Pan casero, ¿te animas a intentarlo?

Aquí os traigo la receta de pan casero que yo utilizo para confeccionar mi propio pan en casa. A raíz de un video que publicó mi amigo Mario en Facebook sobre el pan actual que se consume: "Nuestro pan de cada día, que ya no es pan" y que compartí en mi página de Facebook “Spiraldia”, me preguntó Marisa por una receta para hacer un pan un poquito mejor y más artesanal ;-) No dispongo de amasadora ni panificadora. Así es que es una receta muy casera y rudimentaria donde los tiempos de espera son fundamentales para hacer un pan de calidad y riquísimo.

Aunque os recomiendo que no abuséis de los productos elaborados con harinas y menos si son harinas blancas refinadas: pan, pasta, pizzas, empanadas, rebozados, bollería, galletas,… lo sé, están tan presentes en nuestro día a día que cuesta reducir su ingesta. Si lo consumimos al menos procurar que estén hechos con pocos ingredientes y de buena calidad.

Esta receta es para un 1kilo de harina, si usáis más o menos, sólo tenéis que adaptar los porcentajes:

  • 1kilo de harina (x 60% de agua)
  • 20gr. de levadura fresca de panadería (2% de levadura)
  • 20gr. sal marina sin refinar (2% de sal)
  • 20gr. de aceite de oliva virgen extra
  • 600 ml de agua templada a unos 27º

Para que sea más sencillo pongo un bol en una báscula y voy echando los ingredientes en el orden que os he puesto mientras los voy pesando. Ve añadiendo los ingredientes poco a poco hasta conseguir una masa uniforme. Lo último que añado es el agua.

Y lo pones en una superficie limpia, una mesa o encimera o donde lo vayas a amasar y durante unos 12-15 minutos lo amasas sin parar.

Haces una bola y lo dejas que fermente cuantas más horas mejor, máximo 12 horas. Yo suelo dejarlo entre 8 y 10h. para que no esté demasiado ácido. Mientras irá creciendo. Tapa el recipiente donde vayas a dejar la masa con un pañito ligeramente húmedo, pero procura que cuando suba no se pegue a él. Y evita que las corrientes de aire.

pan

Luego vuelves a amasarlo para eliminar las burbujas y ya le das la forma que prefieras. Y vuelves a dejarlo 1 hora más reposar antes de meterlo al horno, justo ahí, antes de meterlo, suelo darle dos o tres cortes transversales con un cuchillo.

El horno hay que precalentarlo un 20% más que la temperatura a la que vayas a hornearlo. Por ejemplo, lo calientas a 250º si lo vas a hornear a 210º.

En la bandeja del horno pongo un poco de agua y la coloco en la parte inferior para que el vapor haga que el pan tenga una corteza fina. Si te gusta dura, más tipo hogaza, no pongas agua.

Suelo dejarlo 25min a 210°.

Me gusta echar, tras el primer fermentado: pipas, pasas y nueces, umhhh! Pero eso ya lo dejo a vuestra elección. Si echáis cuidar que no se rompa demasiado la masa. Amasar con cariño y firmeza ;-) Y la harina mejor si es de espelta integral.

Y a disfrutar vuestro pan casero de la mejor calidad pero con moderación ;-)

nutricionconana@spiraldia.com

Ana B. González. Salud y Nutrición. Marzo 2016.