Crema de almendras

Vamos a preparar una crema de almendras que podremos usar para dulce o salado, como salsa o en postres, es deliciosa!

Necesitaremos unos 100 gramos de almendras crudas, es decir, sin tostar ni salar. Calcular que 100 gramos de almendra cruda nos darán unos 50gr. de su crema.

Para empezar pondremos durante 8-12horas las almendras en remojo, las podemos poner en agua por ejemplo por la noche y nos olvidamos hasta la mañana siguiente. Esto es muy importante ya que muchos frutos secos contienen ácido fítico que inhibe la absorción de minerales y nutrientes en el organismo, y gracias al proceso de remojo, que sería una especie de fermentación, se neutraliza.

Crema-de-almendras.jpg

Además así eliminamos el polvo y residuos que contengan y disfrutaremos más de su sabor. El proceso de remojo debe hacerse a temperatura ambiente y no debemos excedernos del tiempo recomendado para cada fruto seco. Si pasado el tiempo de remojo no pudieras procesarlo es recomendable que lo pongas dentro de la nevera y en cuanto te sea posible lo hagas.

Pasado este tiempo las tostaremos. Seguro que alguno o alguna estáis pensando, buff, mejor la compro ya hecha, pero qué mejor que comprobar lo sencillo que es hacerla y ser protagonista y artífice del proceso de tostado y procesado natural?! :-) Venga, ánimo, qué merece la pena!

Para l@s que sigáis adelante. A la hora de tostarlas, podemos hacerlo en el horno colocándolas sobre una placa unos 5-7 minutos a 180º. Vigilarlas ya que cada horno es diferente! O en una sartén, removiendo constantemente para que no se quemen, yo prefiero este método.

Después las ponemos dentro del robot de cocina, batidora o lo que uséis para triturar, y las vamos triturando hasta que obtengamos la consistencia de una crema. Para ello habrá que parar, mezclar con una cuchara, triturar de nuevo, parar,… Si es necesario, porque se nos esté quedando muy espesa, podemos añadir unas gotas de aceite o de agua.

Y no os olvidéis de las propiedades de las almendras, en mi caso es mi fruto seco favorito seguido de las nueces, os las voy contando mientras seguís triturando:

Nos aportan, además de ser una estupenda fuente de energía, ácidos grasos monoinsaturados (que son los buenos ;-) - presente también en el aceite de oliva virgen), proteínas vegetales, fibras solubles y muchas vitaminas y minerales (zinc, fósforo, sodio, potasio, magnesio, hierro y calcio). Son buenas para la piel por la vitamina E que contienen, y ayudan contra el dolor de cabeza y las migrañas (magnesio), además son anti-inflamatorias y provocan menos alergias que los cacahuetes.

Así es que puestos a elegir yo prefiero la crema de almendras que la de cacahuetes ;-) y hecha en casa, claro!

Os resumo el proceso:

  • Poner las almendras en remojo entre 8-12h.
  • Tostar las almendras
  • Triturar las almendras

Y ya tenemos nuestra crema de almendras, fácil, rica y sana. Ahora ya puede añadirla a tus postres o a tus ensaladas como aderezo. Enhorabuena!

Ana Belén González. Salud y Nutrición. Octubre 2014.