Gelatina de frutas: gluten free

Esta semana me preguntó una amiga cómo combatir el estreñimiento, y entre otras recomendaciones me acordé del agar-agar. Ahora ya con este buen tiempo apetecen cosas más refrescantes y divertidas de preparar como una gelatina de frutas.

Pero ¿qué es el agar agar y qué tiene que ver con la gelatina?

alga agar-agar para preparar gelatina

alga agar-agar para preparar gelatina

El Agar-agar, o simplemente agar o kanten (su nombre proviene de malasio donde agar significa gelatina), podéis elegir como llamar a este producto, no es un alga en sí, sino un mucílago de varias especies de algas marinas. La mayor parte de agar-agar se compone de la especie llamada gelidium, “Gelidium sesquipedale”, de la que casualmente España es el primer productor.

Y aunque no recomiendo usar mucho agar-agar si tienes la digestión débil o sientes mucho frío interior. Si es totalmente recomendable para celiacos o intolerantes o sensibles al gluten ya que no lleva ningún tipo de harinas. Y además estimula la digestión, ayuda a bajar de peso, combate las hemorroides, extrae desechos tóxicos y radioactivos fuera del cuerpo, es ligeramente laxante y una buena fuente de calcio y hierro. No contiene calorías y se pueden hacer postres riquísimos y muy creativos. Y aún hay más...

¿Conoces las propiedades del agar-agar?

El agar-agar es un gran regulador y regenerador del tránsito intestinal, ayuda a la evacuación diaria sin riesgo de que altere la flora intestinal. Se utiliza en curas de adelgazamiento por su poder saciante, porque limita la absorción de grasas y por su efecto laxante sin efectos secundarios. También ayuda a eliminar el exceso de colesterol y como os decía a arrastrar residuos del estómago e intestinos como los metales pesados, pesticidas y sustancias radioactivas.

El agar-agar tiene un poder gelificante hasta 10 veces superior al de las gelatinas normales. A día de hoy se utiliza como espesante, conservante y gelificante. Lo veréis como el aditivo E-406. Por lo que sin saber seguramente lo hayas consumido en helados, cremas, flanes, mermeladas, confituras, siropes, mayonesas, salsas, vinos, cervezas, también en preparados dietéticos reemplazando al almidón o a la grasa en embutidos “light”. Pero no sólo se utiliza en alimentación, también se usa en pasta dentífrica, en cosméticos, en barnices, e incluso en microbiología o como excipiente en farmacia.

Y en cuanto a formatos lo podéis encontrar en polvo, en copos, en tiras, en barras cuadradas o rectangulares. Yo uso o polvo o copos, me parece más sencillo de usar así. Para esta receta utilicé copos.

Vamos a comenzar a preparar nuestra gelatina de frutas.

Ingredientes:

Como ya estamos prácticamente en primavera utilizaremos frutas locales y de esta estación. Las fresas dan mucho juego, siempre y cuando sean ecológicas ya que al ser una fruta que no se pela además de muy carnosa y absorbente, todos los pesticidas o químicos que les hayan echado nos les comeremos o se los daremos a comer a nuestras familias. Cuidado con comer fresas que no sean ecológicas!

Yo no tenía fresas por lo que la hice sólo con manzanas ecológicas de la huerta de mis padres. Lo bueno y divertido es mezclar varias a la vez y mejor si son de diferentes colores, elegir las que más os gusten y las troceáis. Yo usé:

  • 2 Manzanas
  • 2 vasos de zumo de manzana ecológico sin azúcar (yo utilizo el de Cal Valls)
  • Ralladura de Limón
  • 1 cucharada de Melaza de arroz
  • 1 cucharadita de esencia de Vainilla eco
  • 1 cucharada sopera en copos de agar-agar

Preparación:

Primeramente pelamos y troceamos la fruta. Como en mi caso iba a ser solamente manzana, la herví un poquito. Pero dependiendo de la fruta que sea no es necesario hervirla.

Una vez troceada y hervida, si procede, la colocas en un recipiente. Puede ser un molde de silicona, un cuenco de cristal,.. busca uno que te deje una forma bonita o divertida. Y lo reservamos.

Ahora cogemos el zumo de manzana, también podéis elegir otro sabor o utilizar simplemente agua, y lo echamos en una cazuela. Y en forma de lluvia esparcimos sobre el zumo los copos de agar-agar, para evitar grumos es mejor comenzar en frío. Y empezamos a remover, mejor con unas varillas si tienes, y ahora si encendemos el fuego. Pero no dejamos de remover, lo que queremos es que el agar-agar se disuelva. En unos 5-8 minutos estará disuelto, pero leer las recomendaciones del agar-agar que hayáis comprado porque puede variar. Una vez diluido añadimos la ralladura de limón, la melaza de arroz y la esencia de vainilla y lo mezclamos bien.

Ahora ya con todo mezclado lo vertimos en el molde sobre las frutas y lo dejamos cuajar. Para ello podemos meterlo en la nevera que se hará más rápidamente o dejarlo que se vaya enfriando solo a temperatura ambiente. Ya veréis lo rápido que se hace y lo bueno que esta. Y una vez que tengáis uno hecho seguro que los próximos ponéis a trabajar vuestra creatividad ;-)

Es una manera ideal para que niños y mayores tomen fruta, o para personas con problemas para digerir. En ese caso este proceso igualmente lo podéis hacer para añadir a cremas o sopas de todo tipo.

Ana B. González. Salud y Nutrición. Marzo 2014.

tunutricionistaencasa@spiraldia.com