Ensalada tibia de lentejas

Ahora que, al menos en Madrid, tenemos días que ni fu ni fa, que la primavera ya ha llegado pero que tan pronto nos toca coger el paraguas como el abrigo, como prescindir de ambos y quedarnos en una terracita al sol, os propongo un plato también intermedio, una ensalada tibia de lentejas llena de hierro y proteínas. Así vamos haciendo también el tránsito del invierno a la primavera más suavemente.

Lentejas-Salad-with-Quinoa.jpg

Ingredientes:

  • 1 taza de Lentejas
  • 1 taza de Quinoa
  • 100-150gr. de Tofu natural
  • 1 Zanahoria
  • ½ Puerro
  • 1 Cebolla mediana
  • 1 diente de Ajo
  • 1 hoja de Laurel
  • Aceite de Oliva Virgen Extra
  • Vinagre de Arroz
  • Sal marina sin refinar
  • Perejil
  • Tomillo (opcional)

Preparación:

Empezamos lavando y poniendo a hervir las lentejas en una cazuela, echamos agua que simplemente las cubra. Cuidar que no se pasen ni se deshagan, es importante que estén hechas pero que estén enteras. Con 15-20 minutos será suficiente pero vigilarlas. Antes de que termine su cocción las salamos ligeramente.

Y seguimos con la quínoa, la lavamos primero y la ponemos en otra cazuela con agua (2 de agua por 1 de quínoa) y un poquito de sal. Cuando el agua esté caliente la echamos y cuando comience a hervir bajamos el fuego y dejamos que se absorba el agua, también unos 15 minutos.

Y en otro cazo o cazuela echamos agua y ponemos el tofu partido en cuadraditos para que hierva mínimo 5 minutos. Ya sabéis que el tofu hay que hervirle siempre antes de consumirle o usarle para otras recetas. Y después tiraremos el agua de su hervor, no se debe utilizar.

Mientras se van haciendo las lentejas y la quínoa, en una sartén rehogamos con el aceite de oliva la cebolla partida en trocitos junto con el ajo, al que para que no nos repita podemos extraerle el corazón antes de cocinarle. Echamos un poquito de sal marina sin refinar y lo dejamos a fuego bajo para sacarle todo el dulzor a la cebolla.

Y ahora vamos pelando y partiendo en pequeños dados la zanahoria y en trozos finos el puerro. Cuando lo tengamos lo añadimos a la sartén junto con la cebolla y el ajo. Una vez hayamos rehogado todas las verduras añadimos el tofu y echamos ahora la hoja de laurel y el tomillo.

Cuando ya tengamos esto último rehogado lo ponemos en un bol o cuenco grande y lo juntamos con las lentejas y la quínoa previamente escurridas. Y lo aderezamos con perejil fresco, troceado y espolvoreado por encima y un chorrito de vinagre de arroz. Y ya tenemos nuestra ensalada! Menudo súper plato! Comerla cuando aún esté tibia.  Y por supuesto admite mil variaciones, con calabacín, judías verdes, apio, maíz, rabanito rojo, aceitunas,… en vez de quínoa con pasta u otro cereal,…

Si os apetece una vinagreta más asiática, os propongo una con jengibre y curry, aunque sería más recomendable para días calurosos.

Ingredientes:

  • Zumo de 1 Limón
  • ½ taza de Vinagre de arroz
  • 1 cucharada de Curry en polvo
  • 1 cucharada de Jengibre fresco y rallado
  • 1 diente de Ajo (sin corazón)
  • Sal marina sin refinar
  • Aceite de Oliva virgen extra

Preparación:

Cogemos todos los ingredientes, menos el aceite de oliva, los ponemos en un recipiente y los mezclamos, no hace falta usar batidora. Cuando estén bien ligados, vamos añadiendo el aceite hasta que se quede a nuestro gusto.

Ana B. González. Salud y Nutrición. Marzo 2014.