Hola Nubecillas y Espirales que surcáis estos cielos, Bienvenid@s a este blog, Spiraldia!

:-)

Mi nombre es Ana. Soy una mujer vital, con mucha energía y pasión por la vida.

Tengo ganas de compartir con vosotros todos los conocimientos y recursos de los que dispongo para que a la hora de comer lo podáis hacer de la forma más saludable posible.

Trabajo como nutricionista y asesora nutricional. Doy charlas y talleres, y paso consulta diaria en Madrid (España). He estudiado nutrición convencional, fitoterapia y macrobiótica. Acabo de terminar en julio de 2017 un posgrado en nutrición clínica y nutrigenómica y me he empapado de diferentes corrientes y ramas de la alimentación moderna y tradicional. En la actualidad estoy estudiando nutrición en el Embarazo y Crianza.  

Mi base es la macrobiótica, pero una macrobiótica abierta, sencilla y rica, fácil y accesible para todo el que se acerque a este blog.

ANA, TU ASESORA NUTRICIONAL

ANA, TU ASESORA NUTRICIONAL

Me gustaría que este blog lo hiciéramos entre todos y juntos le diéramos forma, la forma que queramos o la que surja, por qué no?. Recetas, trucos a la hora de cocinar, recomendaciones de restaurantes, información más o menos técnica de los procesos alimenticios o de los alimentos, artículos, reflexiones, dudas que os surjan,...

Podéis poneros en contacto conmigo, ya sea a través de este blog o a través de este email:

nutricionconana@spiraldia.com

Pues adelante!  La mesa está servida! A comeeer!

Si queréis saber un poquito más de mí os cuento….

Como otra mucha gente llegué a la macrobiótica en el transcurso del camino que ya venía haciendo para encontrar la salud, para encontrarme bien, para encontrarme a mí y sentirme bien, con energía, centrada, ágil, tranquila, sana y feliz.

Tantas veces normalizamos la enfermedad que hasta que no te paras y te plantas un buen día no te das cuenta ni eres consciente de que ese dolor de cabeza no es normal, aunque tú lo apagues con un ibuprofeno. Que esa rinitis, esa migraña, fibromialgia, Crohn o cualquier otra patología con la que los médicos dicen debes acostumbrarte a vivir no tiene, en realidad que ser eterna o se puede aliviar y mucho.

Por lo que de manera "casual" (no creo en la casualidad), navegando por internet, como ahora lo haces tú, llegué a un artículo sobre macrobiótica. Y justamente después me llegó información de una formación que comenzaba en Barcelona y a la que sin dudar y sin saber dónde me estaba metiendo me apunté.

Desde ese momento mi vida cambió. Ya nunca más será la que era, será muy distinta. Será infinitamente mejor! :-)

Tras terminar el primer curso de macrobiótica en "Esmaca", la Escuela Macrobiótica de Cataluña, en Barcelona, me aventuré a seguir descubriendo más en el hotel escuela "Cuisine et Santé", cerca de Toulouse, en Francia. Allí estuve en varios ocasiones, aprendí muchísimo y sobre todo conocí gente maravillosa. Y mientras me adentraba más y más en esta nueva forma de entender la alimentación y la vida, seguí estudiado Nutrición convencional.

Pero quería más. No me conformaba con lo que había estudiado, leído o experimentado. Sentía que podía profundizar aún más. Y me fui a "Kushi Institute", cerca de Boston, en Estados Unidos, donde realicé los tres niveles de Macrobiótica para obtener no sólo la titulación que logré, sino el conocimiento que ansiaba.

Claro que si miro hacia atrás, todo empezó mucho antes, en mi adolescencia, cuando mi madre en los años 90 montó un Herbolario y en el cual Horacio Nieto, un naturópata excepcional formado en Londres y pionero en aquella época, pasaba consulta. En aquel entonces yo era muy escéptica con las cosas naturales, pero al probarlas en mí todo cambió, y enfermedades que los médicos de la medicina convencional o moderna no sabían tratar se curaron. Ahí comenzó mi curiosidad por hierbas y alimentos complementarios buscando una salud completa lejos de la medicina que conocemos.

Después vino mi primera clase de yoga, con un profesor sensacional que me enseñó el efecto de los alimentos en el cuerpo y su relación con las emociones. Con él descubrí mi intolerancia a la lactosa, y ese verano, con 17 años, al dejar la leche, me encontré con una energía que nunca había sentido. Era brutal, qué sensación más increíble!

Y ya no paré de investigar y leer cualquier libro de alimentación y nutrición que caía en mis manos, de buscar por internet.

Siempre fui delgada pero con infinitos problemas para digerir y asimilar la comida y a su vez, aunque comía de todo: carne, pescado, huevos, legumbres, verdura, frutas,... tenía muchas carencias de vitaminas y minerales que nadie ni nada lograba paliar.

Por lo que como veis mis conocimientos son por un lado formales y reglados y por otro lado autodidactas y experienciales.

Y aquí estoy, dispuesta y deseando compartir todos estos conocimientos con aquellos que quieran descubrir un poquito más de esta forma de alimentarse, de esta otra forma de vida, la Gran Vida!

Por mi parte, Encantada de Compartir!

Ana B. González. Asesora Nutricional. Experta en alimentación macrobiótica y salud.

nutricionconana@spiraldia.com